martes, 22 de septiembre de 2015

Cómo afrontar una entrevista de trabajo


Al finalizar el periodo estival son muchas las personas que inician o retoman su búsqueda laboral. Durante este proceso invertimos mucho tiempo en la búsqueda de ofertas que se adecuen a nuestras expectativas profesionales, en la realización de currículum vitae, carta de presentación… Sin embargo, cuando la empresa contacta con nosotros y llega el gran momento de la entrevista, a veces cometemos errores que provocan nuestro descarte.

Actualmente la entrevista de selección es el instrumento más potente de elección entre las personas que optan a ocupar un puesto de trabajo. A través de esta técnica se conoce, se pone cara, se valora y se aclara información en la búsqueda compleja de perfiles aptos para un puesto de trabajo.

Dada su gran importancia y repercusión se ha convertido en un momento de estrés para el candidato. No hay que olvidar que el principal objetivo de la entrevista es convencer de que somos la persona idónea para ocupar ese puesto.  Por ello, debemos prepararnos a conciencia para el posible encuentro con la persona encargada de entrevistarnos. 

Conviene saber que “todo lo que hacemos y decimos desde el momento en que entramos por la puerta para informar de nuestra llegada, transmite información”.

En este punto, recordar y, sobre todo, ser consciente de que la información no verbal supone el 70% del total de información que enviamos y puede marcar la diferencia entre nosotros y el resto de competidores por el puesto que anhelamos conseguir.

Para evitar que “lo que no decimos” juegue en nuestra contra, es importante saber qué es lo que no se debe hacer en una entrevista de trabajo:


  • Descuidar la imagen. El entrevistador esperará del aspirante a un puesto que tenga en general buena presencia (lo cual no implica físico, pero sí conlleva vestir adecuadamente o al menos ir acorde al puesto).
  • Mostrar inquietud.  El entrevistador podrá entender que el candidato este nervioso pero valorará el control que tenga sobre la situación. Por ello, antes de entrar, conviene respirar hondo y mentalizarse de que vamos a ofrecer lo que al interlocutor le interesa. Una vez dentro, hemos de controlar los movimientos que muestren nerviosismo o ansiedad como por ejemplo; moverse demasiado en la silla, dar golpes ligeros en el suelo, frotarse las manos o tocarse el cabello.
  • Ser esquivo e incoherente. Tened preparadas y claras las respuestas es fundamental. Es muy importante conocer nuestra postura en diferentes aspectos, ya que nos pueden preguntar lo mismo de diferentes maneras y podemos caer en contradicciones u errores de planteamiento.
  • No respetar los turnos de palabra. El no respetar el turno de palabra es señal de no saber escuchar, lo que será considerado como una  falta de respeto y profesionalidad. El entrevistador buscará una persona comunicativa, que se exprese de forma clara y sea concreta en sus descripciones. Pensemos que si cansamos al entrevistador lo tenemos perdido pues no nos escuchará e interpretará lo que quiera.

Además el entrevistador esperará cierto grado de don de gentes: ser afable, empático, agradable y educado. También es positivo tener una idea clara acerca de cómo somos tanto como personas como dentro de un puesto laboral, es decir, que sepamos describirnos en el mundo laboral destacando nuestras potencialidades y transmitiendo ganas de trabajar.
Por último, sé positivo, recuerda que la confianza en uno mismo es el primer secreto del éxito.



Mª Concepción Torres Gutiérrez
Psicóloga
Col: Nº AN-07028





Share:

Etiquetas

Biofeedback acoso bullying Anorexia nerviosa purgativa Ansiedad generalizada Apnea del sueño Dolor crónico Miedo a hablar en público Trastorno Obsesivo-compulsivo acoso escolar Ansiedad en los exámenes Autismo Duelo Migrañas Rehabilitación cognitiva Abuso vocal Acúfenos Adhesión al tratamiento Adicción Afasia Agorafobia Alimentación infantil Anresxia Ansiedad Ansiedad de separación Asperger Autoestima Bilingüismo Biofeedback de respiración Biofeedback electromiográfico Cefalea tensional Celos delirantes Celos obsesivos Celos pasionales Celotipia Cibernética Comunicación Condicionamiento clásico Condicionamiento operante Conflicto de pareja Dejar de fumar Delirio Demencia Discalculia Disfemia Disfonía Disfunción eréctil Disfunción sexual Disgrafía Dislexia Dolor Miofacial Enfoque constructivista Entrenamiento en Autoinstrucciones Esquemas cognitivos Esquizofrenia Estilos educativos Estrés en el trabajo Estrés laboral Eyaculación precoz Eyaculacióon Precoz Familia Fobia social Inoculación de estrés Insomnio Logopedia Lumbalgia Luminoterapia Memoria Modelo cognitivo Modelo de intercambio conductual Modelo interactivo del sueño Método Teacch Neurociencias Obesidad; Obsesiones Poliuria nocturna Presión positiva nasal continua en la vía aéra (CPAP) Previsión Pánico Reciprocidad Recuerdos Relación de pareja Rendimiento académico Rendimiento académico.Interferencia atencional Resolución de problemas Ronquidos Satisfacción marital Seísmos Somnolencia diurna Sueño MOR Suicidio Síndrome de Asperger Síndrome de la fase retrasada del sueño TA TDAH TOC Tartamudez Terapia Cognitiva Específica Terapia Conductual Terapia cognitiva Terapia cognitivo-narrativa Terapias de tercera generación Tiempo circadiano Timidez Trastorno de la excitación en la mujer. Trastorno de la expresión escrita Trastorno de la lectura Trastorno de pánico Trastorno del cálculo Trastorno generalizado del desarrollo Trastorno por déficit de atención e hiperactividad Trastornos del Aprendizaje Trastornos del ritmo circadiano Trastornos psicóticos Tratamiento psicológico adicciones adolescentes alta autoestima artritis reumatoide asertividad autocontrol emocional baja autoestima bulimia nerviosa purgativa celos claves para mejorar la autoestima. compulsiones daño cerebral disfagia entrevista de selección entrevista de trabajo gestión habilidades sociales hipnosis hábitos saludables inteligencia emocional psicosis terremoto trastorno límite de personalidad